LUCHANDO CONTRA DIOS

Publicado: noviembre 23, 2012 en Reflexiones

GENESIS 32:24 Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. 25 Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. 26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. 27 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. 28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. 

 Chavos Dios les bendiga! Espero estén muy bendecidos! Hoy hablaremos de Jacob! Tengo días con esa historia en mi corazón dándole vueltas y vueltas y ayer justamente y sin querer me tope con un Libro que se los súper recomiendo, se llama EL DIOS DE ABRAHAM DE ISAAC Y DE JACOB de WATCHMAN NEE del cual hoy les resumo la explicación de este pasaje, no saben cómo muchas cosas en mi mente y corazón comprendí, así que por eso se los comparto y se que también les ayudara. Lee hasta el final… Iniciemos!!

En el idioma original el nombre Jacob tiene varios significados; uno es “suplantador”. Jacob, por causa de su astucia, estuvo continuamente bajo la disciplina de Dios. Dios no lo dejaba actuar libremente. Hizo que tuviera que irse de su casa; permitió que su tío lo engañara durante veinte años en Padan-aram y le cambiara el salario diez veces. Realmente fue un período difícil para Jacob. No importa cuán astuto fuera Labán, Jacob terminaba saliéndose con la suya. Pero, había llegado el momento para que Dios le hablara.

Wow, nosotros cuando hablamos del Dios de Abraham de Isaac y de Jacob pensamos muchas veces en la casi perfección de los tres en todos los sentidos, pero tenemos enfrente a un Jacob, que mentía, que acomodaba las cosas, que cuando robo la primogenitura no lo hacía por estar más cerca de Dios, sino por obtener los dones que Dios le daría, codicio la bendición, pero no al Dador de ella. NO SE RENDIA A DIOS.

En esta batalla del capítulo 32 del Génesis, dice que Dios le salió al encuentro. “Así se quedó Jacob solo; y lucho con él un varón hasta que rayaba el alba. Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba” (vs. 24-25). Este lugar fue llamado Peniel. Fue el lugar donde la vida carnal de Jacob se agotó y fue quebrantada. Luchar indica agotarle la fuerza a alguien, someterlo e inmovilizarlo; subyugarlo y sujetarlo por la fuerza. La Biblia nos muestra que Dios luchó con Jacob y no podía con él. ¡Qué fuerte era Jacob!

¿Qué significa que Dios no podía con Jacob? Cuando no confiamos en Dios, cuando diseñamos nuestras propias estrategias y cuando estamos satisfechos con nosotros mismos, tenemos que admitir que Dios no prevalece sobre nosotros. Cuando intentamos hacer la voluntad de Dios con nuestro propio esfuerzo y procuramos librarnos usando toda clase de medios naturales, tenemos que reconocer que Dios no puede con nosotros. Si los hubiera derrotado, habrían dicho: “¡Yo no puedo lograr nada por mi propia cuenta! ¡Dios, me rindo!”

Gracias a Dios que El sabe hacer las cosas!! Es cierto que Jacob era muy hábil y que su vida y su energía carnales eran más fuertes que la de los demás. Pero al final Dios prevaleció sobre él. Si Dios hubiera seguido luchando con él como hasta ese momento, la lucha podía haberse extendido veinte años. Pero Dios sabía que había llegado la hora. Puesto que Jacob no podía ser sujetado, le tocó el encaje del muslo. Al hacer esto Dios, se le descoyuntó a Jacob el muslo.

El tendón del encaje del muslo es el tejido más fuerte del cuerpo, y representa la parte más fuerte de una persona, el asiento de la fuerza natural del hombre. Dios tocó el asiento de la fuerza natural de Jacob. Dios tocó el encaje del muslo de Jacob porque en esa ocasión, el tendón del muslo se había manifestado, sus artimañas.. Ese día, Jacob temía que Esaú viniera y lo matara junto con sus esposas e hijos y, por lo tanto, preparo presentes para que de esta manera manera apaciguar el rencor de Esaú y para que se sintiera obligado a perdonarlo,  al hacerlo, dejó ver el tendón del encaje de su muslo. Ese mismo día, Dios tocó ese encaje.

Necesitamos que Dios toque el encaje de nuestro muslo, para que nos debilite y nos descoyunte, Esta es una experiencia específica, tan específica como nuestra salvación. Así como necesitábamos ser salvos de manera específica, y así también necesitamos que Dios hiera la parte que manifiesta el error en nosotros, el ego, la soberbia, la “autosuficiencia”, la mentira.

Termino con esto, vemos algo sorprendente en el versículo 26: “Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices”. Desde nuestro punto de vista, creemos que el encaje del muslo de Jacob ya había sido dislocado, y toda su fuerza se le había agotado. ¿Cómo pudo decirle a Dios: “No te dejaré”? Sin embargo, el varón le dijo: “Déjame, porque raya el alba”. Esto muestra que cuando el encaje de nuestro muslo es tocado, nos aferramos a Dios con más fuerza. Cuando ya no podemos hacer nada, nos volvemos a Dios y nos asimos a El. Cuando somos débiles, somos más fuertes, y cuando cojeamos, más le decimos a Dios: “No te dejaré”. Aunque esto parece imposible, es un hecho.

Dios bendijo a Jacob diciendo: “No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel” (Gn. 32:28). Israel significa “reinar o gobernar con Dios”. En esa ocasión la vida de Jacob dio un giro completo. La experiencia de Peniel nos muestra que Jacob fue derrotado por la mano de Dios; el tendón del encaje de su muslo fue tocado, y quedó cojo por el resto de su vida. Sin embargo, después de esto Dios dijo: “Has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”. Esta es la verdadera victoria. Cuando somos derrotados por Dios, es cuando verdaderamente prevalecemos y dejamos de confiar en nosotros mismos.

Espero esto haya tocado tu corazon tanto como el mio…BuEn Fin de semana!! Cuídense mucho y BENDIGAN AL DADOR DE LAS VICTORIAS!!

Bendiciones

Betsa 🙂

 

comentarios
  1. Enrique dice:

    Hey betsy, espero que leas esto!! Muchas gracias por tus palabras. Dios te este bendiciendo chica!!! Mr. Stark

  2. Consuelo dice:

    ¡Gloria a Dios! Gran bendición para mi vida y muy acorde con las lecturas bíblicas de esta semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s